La inteligencia en los loros

El loro es una de las aves más apreciadas como mascota, debido a su sorprendente capacidad de hablar. Pero esta característica tiene una vinculación aún no determinada con respecto a su inteligencia. Sabemos que el loro habla por repetición pero, exceptuando algún curioso caso, no hace lo mismo con ninguna otra especie.

Es posible que imite los sonidos del humano buscando reparo en quien le da de comer, aunque también se cree que habla para motivar una inclusión social (algo que se puede ver cuando están alejados de una reunión o fiesta; donde muchos loros gritan porque desean estar entre la multitud.

En su hábitat natural, el loro tiene un idioma propio con sus congéneres, el cual utiliza principalmente para advertir sobre peligros potenciales. Cuando está en cautiverio, repite palabras de quien lo cría, pero esto ha llegado a extremos curiosos.

En Japón, las autoridades policiales dieron con un loro que estaba perdido en la vía pública. Lo único que el animal repetía era el nombre de su dueño, y al dirección y el teléfono de su domicilio. Aunque atónitos, llamaron al hombre que era, en efecto, quien mencionaba el loro.

Destaca el caso de Alex, loro gris africano y objeto de un experimento durante treinta años (1977 – 2007) por parte de la psicólogo animal Irene Pepperberg, inicialmente en la Universidad de Arizona y más tarde en Harvard y en la Universidad Brandeis. El nombre de Alex es una sigla del inglés “Avian Learning EXperiment” (Experimento de Estudio Aviario).

Antes del trabajo de Pepperberg con Alex, la comunidad científica creía que los pájaros no eran inteligentes y sólo podían usar palabras por imitación, pero los logros de Alex indican que los pájaros podrían ser capaces de decidir a un nivel básico y utilizar palabras de uso frecuente creativamente. Pepperberg escribió que la inteligencia de Alex estaba a la par con los de delfines y la de los grandes simios. También dijó que Alex tenía la inteligencia de un niño de cinco años y que no había utilizado todo su potencial en el momento de su muerte. Dijo también que el pájaro tenía el nivel emocional de un niño de dos años en el momento de su muerte.

Pepperberg, catalogando los logros de Alex en 1999, dijo que podía identificar cincuenta objetos diferentes y reconocer cantidades hasta seis; que sabía distinguir siete colores y cinco formas, y entender los conceptos “más grande”, “más pequeño”, “mismo”, y “diferente”, y que estaba aprendiendo “arriba” y “abajo”. Alex tenía un vocabulario de aproximadamente 150 palabras, pero era excepcional en esto, ya que parecía comprender sus palabras. Por ejemplo, cuando mostraban un objeto a Alex y preguntaban sobre su forma, color, o el material, él podía etiquetarlo correctamente. Cuando se le preguntaba la diferencia entre dos objetos, también respondía, pero si no había ninguna diferencia entre los objetos, él decía “ninguna”. Cuando estaba harto de las pruebas, decía “me voy”, y si el investigador se molestaba, Alex trataba de calmarlo diciendo “lo siento”. Si decía “Quiero un plátano “, pero se le ofrecía una nuez, él la miraba fijamente en silencio, pedía el plátano otra vez, o tomaba la nuez y la lanzaba al investigador. A preguntas hechas en el contexto de pruebas de investigación, dio la respuesta correcta aproximadamente el 80 por ciento de las veces.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s